¿Igualdad o Trans? Esa es la cuestión

“Una niña que juega al fútbol ni es una niña lesbiana ni es una niña transexual, es solo una niña que está jugando al fútbol, como dice el colectivo Feminista Ilustrada”, sotiene la  exdiputada socialista, activista LGTB y lesbiana Ángeles Álvarez.

“La infancia y el aspecto educativo son los dos temas sobre los que más hemos querido llamar la atención y sobre el que menos se nos ha escuchado. Tenemos suficientes elementos prácticos para saber cómo se está poniendo en peligro la salud mental y física de los menores. La obsesión de Podemos y del movimiento transgenerista para eliminar de todo este proceso a los profesionales cualificados es, por lo menos, temerario. Es una absoluta irresponsabilidad por parte del Gobierno”.

Alguna diputada cree que existe una mayoría parlamentaria silenciosa contraria a la ley Trans o “Ley Montero” que votará ahora en contra del anteproyecto aprobado por el Gobierno. Las feministas y colectivos deportivos están en contra en general y la Federación Estatal LGTB. Por eso el PP ha congelado su recurso esperando que haya una reacción en el Congreso. Pero el PSOE tiene muy controlada su disciplina de voto. E Irene Montero tiene vía libre en este proyecto no se sabe por qué. Confiesa: “no puedo ceder”. “Son derechos, no deseos, ¡es ley!”. 

La famosa neuropsiquiatra infantil italiana Mariolina Ceriotti explica a la prensa que “quien está familiarizado con la mentalidad infantil sabe muy bien que antes de la pubertad el niño no es capaz de entender el significado de la sexualidad adulta”

“Nada es para el niño más seguro y verificable que la experiencia de su propio cuerpo, tal como se presenta: un cuerpo que solo especifica lo masculino o lo femenino, fácilmente distinguibles por los atributos genitales: hombre y mujer distintos, con una diferencia que tiene como finalidad la posibilidad de procrear”.

Hoy en día los niños están acostumbrados en la escuela a cuidar la naturaleza que los adultos hemos destruido o contaminado amparándonos en nuestros derechos al libre comercio. Los niños ven su cuerpo y lo entienden. Y comprenden que hay que cuidarlo, respetar una naturaleza que está a la vista. Somos distintos pero iguales. Como una niña china, una africana y una española, de distinta raza, pero iguales en todo.

Los familias de los niños suelen decidir por ellos el colegio, las actividades, las vacaciones, su ropa. Más difícil resulta escoger el domicilio o el trabajo. E imposible elegir la raza, la edad… o el sexo. Porque autodeterminarse en todo, crearía una inseguridad jurídica constante y una gran inseguridad educativa, una desorientación a las familias que no pueden elegir a esa edad ni asignaturas optativas. Si ya falta apoyo para la atención de la diversidad en las aulas, el apoyo que exigiría esta elección sería imposible de prestar.

Si te sientes africano -por llevar muchos años allí-, no te puedes cambiar de raza… y tampoco hace falta porque somos iguales. Si te sientes inmaduro, no te puedes cambiar de edad y quedarte en menor. Ni en jubilado se te encuentras cansado. Si eres bipolar, no puedes tener dos personalidades reconocidas jurídicamente. Y si te sientes solo, no puedes registrarte como familia. El sentimiento no es una categoría jurídica ni tu sufrimiento se arregla con el cambio de DNI que ofrece Montero.

Ayudar a unos puede significar confundir a muchos. Todos merecemos respeto sin estigmas, ni violencias ni acosos. Pero cambiar el género es reconocer que el varón no es igual a la mujer o viceversa y que por eso se solicita el cambio.  Es un mensaje contrario al objetivo del Ministerio de la Igualdad: la igualdad en la diversidad. Así como religión, etnia o creencias.

La Ley Montero se puede volver en su contra. Porque los menores que cambien de sexo no pueden luego cambiarse otra vez, solo en 6 meses. Es una decisión para toda la vida. Luego ya no pueden. Algo arbitrario. Igual que también establece que “no podrán consignarse más de dos nombres simples o uno compuesto”. ¿Por qué? Porque lo dice la Ley Montero, que no puede ceder’.

Adrianey Arana

Photo by Daniel Cheung on Unsplash

 

Volver arriba