La queja aleja

Queja.  Puedes quejarte por todo, porque todo es imperfecto. Aunque vivas en la mejor casa del mundo, te puedes quejar por el olor, el ruido o los mosquitos. 

Un amigo llama “quejas Loewe “ a las que se manifiestan para fardar: “el café de París me sentó fatal”, “el aire acondicionado del hotel de Lagos me machacó”. 

Las quejas por los políticos son eternas. Como piensan los humoristas, el gobierno es una institución creada con fines terapéuticos para que el pueblo se desahogue diariamente usándola de punching-ball. Si es contrario a tus ideas porque “van  por lo que van”; y si es afín porque “no se atreven a lo que hay que hacer”. 

La educación es otro motivo de queja: los cambios, las ratios, la falta de profesorado, el curriculum, la lección magistral o el humo que otros venden. Digo educación por ser mi “tema”. Pero ponga Ud su profesión. Todo sin matizar, claro.

Y esta es la cuestión. Que  en esta vida todo es matizable por ser complejo. Hay asuntos que no están mal o bien, simplemente están de una manera. Se pueden comentar, mejorar, aportar y esperar o actuar. Pero no es eficaz un ataque frontal a  todo lo que se supone que está mal. Contribuimos más a la radicalización o polarización de la sociedad con nuestras palabras que con los hechos en sí.

Y en las familias y grupos humanos sucede igual. La queja continua lleva a que los demás se alejen de ti porque es triste. Y aunque se aduzcan razones justas, la queja no es solidaria. No es generoso quejarse en familia, donde lo propio es darse casi sin que se note y con buena cara. Y si puntualizáramos la situación de la casa o del hogar o de la oficina veríamos que no todo está mal. 

Hay quien dice “en vez de quejarte, da soluciones”.  Y proponen soluciones que los demás «deberían adoptar». Yo prefiero lo de “no te quejes ni des soluciones: la solución eres tú”. O sea, yo.

Cada vez estoy más convencido de que el purgatorio es el lugar de las quejas, un estado o situación en el que viven los que sufren al ver todo mal y donde permanecerán hasta admitir que no todo era perfecto, que este mundo estaba sin acabar y que se trataba de ir creándolo nosotros o colaborando a sostenerlo. 

Además tenemos mucho que no nos merecemos y eso también ‘es injusto’ pero ni lo vemos ni nos quejamos de ello. Como dice Jane Austen “nadie se queja de tener lo que no se merece”.

En esta vida o en la otra: queja. Es que esos no pueden ir ya al Cielo porque le encontrarían algún defecto: les tocaría columna y no verían bien o les parecería injusto que otros que llegan más tarde resulta que tienen un sitio VIP.

La esperanza nace

La feria medieval alegra las fiestas del verano. La Edad media vuelve. Su vida, juegos, costumbres y batallas fascinan. Autores de novelas y productores de ficción descubrieron el filón hace tiempo:  El Señor de los Anillos, Juego de Tronos… sus miles de secuelas, sagas y entretenimientos del mercado editorial y online. Stars War estira como puede sus historias de espadas, princesas y caballeros.
Está cambiando la percepción de la Edad Media y de otras ‘civilizaciones’ en el “imaginario colectivo”. Ya no fueron momentos oscuros y tenebrosos. Muchos hablan de una época alegre, luminosa y no triste u opresiva. Una Edad “media”, o sea en el medio o centro de otras. Ni un imperio ni un Estado, ni unas normas que ahogan, ni lo políticamente correcto que hoy asfixia.
Sigrid Undset, escritora noruega Premio Nobel, amaba la edad media nórdica y europea. “Allí se encuentra la inmutable naturaleza humana al desnudo, puesto que las convenciones sociales son tan primitivas que los individuos pueden desarrollarse libremente, sin restricciones, mientras que en otros momentos históricos están constreñidos por el espíritu de la época que impregna toda la sociedad”.
He leido toda su obra. Los paseos por la feria medieval de Coruña me coinciden con la lectura de La saga de Vigdis, recién publicada. Sencillez, profundidad, libertad y poco Estado oprimente. Más primitivismo y más naturalidad hasta en las luchas y en la familia.
Amazon Prime estrena en septiembre Los Anillos del Poder, situada en la Segunda Edad de esa Tierra Media de Tolkien y su comarca feliz y feroz, con hobbits y elfos más humanos que nosotros mismos. La ilusión actual por esas historias y esos mundos anima el espíritu ya que, como pensaba Legolas, “muchas veces la esperanza nace cuando todo está abandonado”.
Adrianey Arana

Racismo, armas y violencia sexual

Violencia sexual, desigualdad racial, situación de la mujer, injusticias, escuelas y métodos educativos «innovadores», familia, hijos sin madre. Crudeza vista por una niña de 6 y 7 años que vive en un mundo imperfecto, con una familia monoparental y con profesores novatos pero buenos. Y conflictos por tenencia de armas. De ahí el título de la novela.

Todo esto es ”Matar a un ruiseñor”, la obra de Harper Lee ganadora del Pulitzer en 1960..

Asombrosa novela en la que todo lo que nos parece rabiosamente actual ya lo era en los años 30, o sea, hace un siglo. Y en la que la visión es la de una niña, no la de un “activista”. El enfoque es duro pero tierno, es trágico pero dulce, es agrio pero moral, y es serio pero con humor. ¿Es posible? Sí, porque el enfoque infantil a veces es simple, directo y más profundo.

Sí. Por eso quizá Harper Lee no escribió nada más. Y nada menos. Quizá la deban leer los actuales padres de niños pequeños. Una buena librera me comentaba que había triunfado en un club de lectura con adolescentes. Como dice nuestro  Nadal tras algún partido suyo épico: “unbelievable”. A veces hay obras increíbles.

Adrianey Arana

Gracias por tu mirada

“Te has cortado el pelo”. Apuesto a que los niños me lo dirán el lunes al verme. Los pequeños miran todavía. Miran y escuchan.

Dicen que tenemos que aprender a escuchar. Quizás antes a mirar. A escuchar con los ojos, con la mirada. Cuando empiezo una clase y me cortan: “¿Qué te pasó en la mano?”, pienso que no es una interrupción. Es que te están escuchando porque te están mirando. Por eso siempre trato de llevar algo en la mano para que me pregunten.

Los mayores tenemos que aprender a mirar, no sólo a ver como webcams que reflejan o recogen durante 24 horas lo que pasa sin inmutarse. Mirar se hace con el alma. 

A Domingo Villar quiero agradecerle sobre todo su mirada. Todos vemos a diario las ciudades caóticas, la niebla, el tráfico y las cuestas. Pero él miraba con dulzura y comprensión, incluso lo trágico. Su mirada de poeta descubrió un paisaje idílico y unas gentes amables y un barco de Moaña como si antes no existiera. Como el que también hay en Mugardos.

No sigo porque como él decía “a cierta edad es mejor no profundizar en quién se queda y quién se va. Por no perder la moral, sobre todo”.

Podemos cambiar todo, mejorar y progresar, y hasta plantar unas flores donde antes no las había (como en las rotondas de hoy en día) o ponerlas en un jarrón de casa. Probad. Los que miran con el corazón, sólo los que miran las verán.

Adrianey Arana

 

Una conversación

Todo el día con lo oreja pegada a la pared a ver si oye algo. Le hace un gesto al director del manicomio para que se acerque y compruebe. «Pero si no se oye nada», se asombra el director. Y le confirma el loco: «Pues así… ¡todo el día!»

Desde hace dos años sólo hay «una conversación». Ya saben cuál: el covid con todas sus variantes… fulano confinado, mengano positivo, me ponen la tercera… Y parece mentira que la abundante información no encuentre otro asunto. No hay conversación.

Incluso la gigantesca industria del «entertainment» no entretiene ni logra su fin: distraernos.

Un querido personaje que pasó la guerra confinado sostenía que hablar y estar pendiente todo el día de la contienda era pernicioso. Buscaba entretener con su amena y variada conversación, animando a charlar de otros temas y a que todos intervinieran y escucharan. Y no se interesaba diariamente por los avances o retrocesos de los partes informativos radiofónicos.

Habría que leer las novelas victorianas para redescubrir el arte de la conversación en los hogares durante aquellos convulsos momentos de enfrentamientos, viajes, largas ausencias e incomunicación. Me refiero a Jane Austen por ejemplo.

O a Oscar Wilde cuando aconsejaba que «un buen conversador debe tocarlo todo y concentrarse en nada». Porque si no, acabaremos locos y ‘así todo el día’ hablando «del tema». Y terminaremos juzgando como este escritor de hace 125 años que «es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es encantadora o tediosa». Y nos volveremos tóxicos para amigos, colegas y familiares.

Por cierto, un consejo del mismo Wilde para Instagram: «Ser natural es la pose más difícil de mantener».  Y ser normal… no digamos.

Adrianey Arana