Una conversación

Todo el día con lo oreja pegada a la pared a ver si oye algo. Le hace un gesto al director del manicomio para que se acerque y compruebe. «Pero si no se oye nada», se asombra el director. Y le confirma el loco: «Pues así… ¡todo el día!»

Desde hace dos años sólo hay «una conversación». Ya saben cuál: el covid con todas sus variantes… fulano confinado, mengano positivo, me ponen la tercera… Y parece mentira que la abundante información no encuentre otro asunto. No hay conversación.

Incluso la gigantesca industria del «entertainment» no entretiene ni logra su fin: distraernos.

Un querido personaje que pasó la guerra confinado sostenía que hablar y estar pendiente todo el día de la contienda era pernicioso. Buscaba entretener con su amena y variada conversación, animando a charlar de otros temas y a que todos intervinieran y escucharan. Y no se interesaba diariamente por los avances o retrocesos de los partes informativos radiofónicos.

Habría que leer las novelas victorianas para redescubrir el arte de la conversación en los hogares durante aquellos convulsos momentos de enfrentamientos, viajes, largas ausencias e incomunicación. Me refiero a Jane Austen por ejemplo.

O a Oscar Wilde cuando aconsejaba que «un buen conversador debe tocarlo todo y concentrarse en nada». Porque si no, acabaremos locos y ‘así todo el día’ hablando «del tema». Y terminaremos juzgando como este escritor de hace 125 años que «es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es encantadora o tediosa». Y nos volveremos tóxicos para amigos, colegas y familiares.

Por cierto, un consejo del mismo Wilde para Instagram: «Ser natural es la pose más difícil de mantener».  Y ser normal… no digamos.

Adrianey Arana

Volver arriba