Love Talks

«Pillé» el Covid, pero por ahora no el Pegasus, creo. Es que me he pegado un susto al ver dos cargos en mi exigua cuenta corriente con el concepto «Love Talks Sex Madrid…» ¿Lo habrá visto alguien del banco además de la «inteligencia artificial»? ¡Eso no es mío!

Pero al rato recuerdo haberme inscrito en un congreso digital educativo sobre sexualidad y afectividad: buff, era eso y espero que nadie se escandalice. Y me apunté porque el título «Hablemos del amor, una conversación mundial» me pareció el enfoque adecuado. “Transmitir a millares de familias un mensaje científico, positivo y práctico para afrontar los temas relativos a la sexualidad y la afectividad humana. De la buena comprensión de estas dos dimensiones depende la calidad del amor y por tanto de la felicidad”.

Cuando tantos congresos o webinars de estos temas nos  llegan al email de los educadores los pasas directamente a «eliminar» porque carecen de enfoque humano o porque son ideológicos o porque son un rollo, sencillamente. O porque un padre o madre de una niña o niño no se apuntarían.

Pero en este, si pinchas o «clickeas», ves que 40 expertos como Meg Meeker, Owens, Marian Rojas, Ceriotti, Chiclana, ginecólogos, psiquiatras, influencers, terapeutas y autores norteamericanos líderes en emociones o temas de pareja y vida íntima, dirán lo que piensan. No es propaganda, es que me ha gustado: una conversación mundial sobre el amor el 4 y 5 de junio. Está bien.

Sesiones como “Entre Netflix, Instagram y TikTok: ¿Cómo liderar los diálogos sobre sexualidad con (pre) adolescentes?”, “Relaciones románticas jóvenes. Reparar heridas emocionales”, “Las fases del enamoramiento y cómo acertar en la pareja”, “Infidelidad: cómo afrontarla y el papel del perdón”, “Algunas cosas simples que marcan una gran diferencia en tu vida íntima”, «Cómo salir de la adicción a la pornografía”, “Tanto te exhibes, tanto vales: El negocio de la hipersexualización en las redes”, “Quererse cuando llegan los hijos”, “Claves de salud relacional afectiva en la pareja”, “Educación sexual en casa: clave para prevenir el abuso sexual”… o «la figura paterna en la serie Cobra Kai«.

Hay otros títulos que asustan más. Pero es que de eso se trata. De que si no quieres llevarte sustos como el mío en el extracto bancario, pero con tus hijos cuando crezcan, es mejor hablar ahora y echar un ojo ya a esos «love talks» piensen lo que piensen los del Pegasus.

Adrianey Arana

Photo: Foto de Caroline Hernandez en Unsplash

2 rosas y 1 día del libro

“Una segunda flecha, disparada desde algún lugar más lejano, centelleó, describiendo un amplio arco, y un segundo jinete mordió el polvo”. Esta frase de “La Flecha Negra” de Robert L. Stevenson invita a leer más a un chico de primaria que a una chica. Este tipo de frases, historias, o cuentos no abundan en los libros de texto escolares, ni en los Proyectos Lectores de los centros. Ante el dato de que el 80% de «las» jóvenes estudiantes leen en su tiempo libre y los chicos no, algo hay que hacer con ellos. Lo digo porque el Día del Libro es un día para comprar un libro físico.

La mayoría de las unidades didácticas de los libros o programaciones se inician con una historia «motivadora» y tal, que yo me suelo saltar en clase porque aburre a las ovejas y que, por mucho énfasis dramático que le eche el profesor, no da para nada, ni en tiempo ni en conclusiones, “O sea –dicen los niños– que hay que ser buenos”. Eso es todo y nunca sugiere ni sirve de anzuelo para el trabajo posterior del alumno. Suelen ser insulsos, «educativos».

Cuando leemos algunas “historias introductorias” de unidades observas que los alumnos varones de 7 a 12 años suelen motivarse con un guión o vocabulario en el que predomine la acción, el humor, el riesgo físico, la adrenalina, la intriga, la defensa o el ataque, la actividad, la misión, el movimiento, la excitación, la guerra, la lucha, el entusiasmo, la aventura. Y todo esto sin necesidad de violencia. He comprobado que si un tema comienza con una página titulada “La Flecha Negra”, es más leído y seguido por los varones que otra cuyo título sea “La hormiga negra” (no digamos ya “la hormiguita…”).

Lo mismo sucede con el Proyecto Lector. No todos los alumnos de 6º de Primaria deben leer lo mismo. Es necesario atender a la diversidad. Algunos pueden interesarse por álbumes ilustrados, otros por poesía, pero la mayoría por narrativa. Y así como en las chicas la narrativa será más de vida diaria, relatos, amor y fantasía; en los chicos anima más narrativa de aventura, ciencia-ficción, intriga o misterio. La novela cuya acción se desarrolla en una escuela atrae a todos (tipo Harry Potter).

Esto no supone que las “autoras” ahuyenten a los alumnos varones. Un hombre o una mujer pueden escribir de distintas maneras, pero hacerlo para chicos tienen sus trucos: así funciona Joanne K. Rowling con “Harry Potter”, o Thea Beckmann con “Cruzada en jeans”, pero no Louisa May Alcott con “Mujercitas”. Aunque es cierto que muchos clásicos escritos por varones seducen más a los chicos.

El 74% de los docentes de Primaria en España son mujeres, lo que ha creado indirectamente un matiz excesivamente femenino en los libros de texto escolares. No seducen las mismas cosas a un hombre que a una mujer… o a estudiar cuando tienes 12 años. No es cuestión de machismos o feminismos: es simplemente el modo de presentar lo mismo para lograr mayor igualdad.

El título completo de la obra de Stevenson es “La Flecha Negra: un cuento de dos rosas”. ¿Qué chico leería un cuento sobre «dos rosas»? Pero si enfatizas esto, lo leerán también las niñas. Porque al final la buena literatura no tiene géneros. Pero a los jóvenes hay que ganárselos de distintas maneras para la lectura. ¡Feliz Día del Libro!

Adrianey Arana

 

Hacia la igualdad educativa y más allá

Hace unos años visité un coqueto colegio Montessori en Manhattan. Pequeño, práctico y acogedor, a pesar de estar en medio de la gran manzana. Con ese inconfundible toque “montessori” cálido y pedagógico. Y cuyo único objetivo es que los alumnos -¡inmigrantes la mayoría!- aprendieran. Me sorprendió ver que los niños de distintas edades compartían la misma aula con naturalidad. El colegio era «un aula». Hacia la igualdad «and beyond!» como animaba Buzz Lightyear.

Varios centros en Europa también han iniciado proyectos y metodologías de educación “específica”. Algunos han consistido en separar en distintas aulas a las niñas de los niños de algún curso enfocándose a lo mismo pero con un aprendizaje no mixto. Los profesores varían sus metodologías con chicos y con chicas de modo sutil, práctico y «específico”.

Los resultados en alguna evaluación no mixta resultan notablemente mejores que cuando estaban juntos, disminuyendo sobre todo los suspensos en varones. Las notas altas también son más numerosas tanto en chicos como en chicas y mejoran las pruebas externas oficiales o estatales así como la evaluación de las principales competencias según las recomendaciones de PISA.

El fracaso escolar masculino, del que hablaba hace poco Mary Curnock Cook, la ex directora de UCAS, la plataforma de admisión a las universidades británicas, es casi inexistente en estos proyectos. 

Están comprobando que es un modelo educativo razonable en determinados casos, orientado a la igualdad efectiva, que la educación diferenciada facilita la igualdad de oportunidades y crea entornos educativos donde los alumnos se encuentran felices. 

Ya se ve que los caminos para la igualdad no son iguales. Sería de esperar que algunos centros públicos puedan poner en marcha este tipo de proyectos sin que se vean obligados a un único modelo en todo el país. La coeducación obligatoria siempre y por principio no siempre es el camino más rápido o más corto para la igualdad.

Y vuelvo a New York, donde Eric Adams, el desde hace dos meses nuevo alcalde demócrata de color, ha nombrado concejal de la educación pública de la ciudad, la más grande de todo el país, a David Banks, fundador de la famosa Academia Eagle, una red de escuelas públicas sólo para chicos varones. 

Adrianey Arana

Photo by 🇸🇮 Janko Ferlič on Unsplash

Una mínima esperanza

Dituro, el portero parapenaltis del Celta paró 7 lanzamientos de 8 antes de venir a España. Ahora intercepta el 60%. ”¡No tengo ningún secreto! Hay una mínima posibilidad de pararlo y yo intento no tener dudas ante los que lo lanzan”.

Esa mínima esperanza de lograrlo es la que lo logra. Este mes de abril comienza una mínima esperanza. A pesar de que como decía Benjamín Franklin “en este mundo, lo único seguro son la muerte y los impuestos”. 

A pesar de eso, parece que el covid desaparece, que la política se calma, que la guerra no convence, porque como ya afirmaba un ruso que empieza por Pu, Pushkin, y que murió en un duelo “los cambios más beneficiosos y profundos son aquellos que ocurren por la mejora de las costumbres, sin conmociones violentas”. 

Puede que la tormenta amaine este abril, algo pequeño, como toda esperanza. “Mi pequeña esperanza no es nada más, que esa pequeña promesa de brote que se anuncia justo al principio de abril”, en palabras de Deloire.

Enfocarse hacia esos brotes es parte de la misión de un ciudadano de este 2022, incluso de un creyente, porque como cantaba el poeta “la fe es una iglesia… la caridad un hospital… pero sin esperanza todo eso no sería nada más que un cementerio”. Bueno, es una opinión.

Adrianey Arana

Foto: Carlos Figueroa Rojas – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0

Humor u/o amor

Oigo desde mi despacho al profe de al lado con los pequeños:

– Vamos a hacer familias de palabras…

– …¿a hacer una familia? -se sorprende un espontáneo.

– Sí, pero de palabras. Por ejemplo, a ver… una palabra bonita…

– (silencio). (Yo sigo tecleando mecánicamente pero con una sonrisa iniciada).

– “Amor,” por ejemplo. A ver, ¡palabras con “amor”! -insiste mi colega.

– ¡Amortizo! -suelta uno ingenuamente.

– ¡Amortiguador! -otro más serio que intenta superarse.

En el recreo le di ánimos, pero nos reímos. El que quiera divertirse que se haga profesor.

“Hemos hecho del mal humor una profesión. Si te ríes, parece que no trabajas” -lanzaba al auditorio coruñés de Palexco el gurú Emilio Duró en Mentesexpertas hace unos días.

Y al final, tampoco hay tantas palabras con amor salvo… varios niños de la clase que se apellidaban o llamaban así, je.

Adrianey Arana

Foto: Unsplash