Abrir publicación

3 al año

 

Si tienes una luz de presencia que ilumina el tramo del pasillo por el que avanzas, es suficiente. No es necesario ver todo el pasillo alumbrado o la casa iluminada. Ves lo que hace falta y hasta ahorras. 

Es una idea que sugiere un líder español (que no estaba en el debate del otro día) para estos tiempos de limitaciones. Cada día, cada semana vemos algo del pasillo. La incertidumbre está luego, pero no me interesa. Ahora veo y puedo avanzar.

Quedarse parado o enfadado por no saber qué más podremos hacer con estas pandemias se puede superar con esta luz. Y tampoco tiene sentido decir “pues casi todo el edificio está apagado”. Mejor. Así me centro, focalizo mi atención y ahorro energías.

“¿Por qué tomar cien decisiones hoy? Si tomo, por ejemplo, tres decisiones buenas al día, ya es suficiente, y deberían ser de la mayor calidad posible”. Eso dice Bezos en su reciente libro. Buffet se conforma con tres decisiones buenas al año. Pues yo voy a hacer lo mismo. Sólo me quedan dos.

Mini-educación

 

“Por lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes, sino las grandes”. Dice la italiana Natalia Ginzburg, diputada del Partido Comunista, madre de varios hijos, dos veces esposa.

“No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero;

– no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro;

-no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad;

-no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación;

-no el deseo de éxito, sino el deseo de ser y de saber”.

Los padres y profesores tendemos a lo contrario. Amarrar. Educar con las cortas miras del ahorro y el deseo del éxito (siempre prematuro). 

“Elegimos el camino más cómodo, porque las pequeñas virtudes no encierran ningún peligro material, es más, nos protegen de los golpes de la suerte”.

Photo by Ben White on Unsplash

Abrir publicación

Escúchame con los ojos

 

“¡Máma, papá!”.Y tú: “espeeera un momento…”. Y sigue: “papá… -Ahora no pueeedo…” Puede estar sucediendo mientras lees estas palabras. A mí me pasa cada mañana. Llego a clase y me quieren contar cosas. Y yo: “vale”, “hooombre!!”, “sí…no”, "qué-bien!!"

Porque estoy mirando los avisos en el móvil del cole o de familias. Abriendo el ordenador para cubrir la asistencia. Y enciendo la pizarra digital y el archivo de las actividades, la tablet con las notas y programación. Porque vamos a empezar y tengo que introducir las contraseñas… ¡que fallan justo en-ese-mo-men-to!

Y de alguna forma percibo que me pierdo lo mejor de los niños: cuando quieren contarte, preguntar, enseñarme, hablar, leerme algo. Pero les voy respondiendo. “Espeeeera un momeeento” y así pasan los meses, los años. “Ya te escucho”.

Pero el otro día un niño me dijo: “¡Sí, pero escúchame con los ojos!” Y estoy comenzando a hacerlo. Todo cambia. Primero tú mismo. Y descubres que ésa es la contraseña que siempre funciona.

Foto: pixabay.com/images/id-4784914/

Abrir publicación

currículum

Sin saber ni siquiera patinar, fui nombrado entrenador de hockey sobre patines del equipo del colegio. Eran los comienzos de la moda de las extraescolares y algunos chicos tenían la ilusión con este deporte. Pero falló la persona elegida y me tocó dar un paso al frente. Otros se lanzaron con distintas actividades. 

Adopté la estrategia de “dar cera, pulir cera” de Karate Kid. “Muchachos, hoy vamos a patinar. ¡Venga, venga, venga!” Esa era la segunda estrategia: repetir tres veces las órdenes…“vamos, vamos, vamos”. Y la tercera fue usar la primera persona del plural de médicos y farmacias: “nos ponemos los patines y nos calentamos” (suelen añadir 'cada 8 horas').

Algún niño me preguntaba ansioso cuándo íbamos a coger ya el stick para golpear la bola y jugar. Le contestaba: "el hockey es sobre patines. Si sabemos patinar mejor que ellos, no podrán con nosotros". Y daban vueltas a la pista, iban y volvían y la verdad es que se cansaban. Salimos del paso ese mes, motivados y contentos hasta que por fin llegó el entrenador "definitivo", je.

Y ahora veo a los políticos preocupados por el nuevo currículum (y por todos los 'palabros' y estándares derivados de este). Necesitamos adecuarlos y cambiarlos… otra vez. Pero el currículum viene después de dar cera, pulir cera, patinar, colaboración familia-colegio, motivación del profesorado, feeling y rodaje con los alumnos, calentar, tutoría y, en el fondo, educación muy personalizada. Si somos capaces serán capaces, que de eso se trata.

 

Abrir publicación

Un truco frente al covid

“He descubierto un truco para los exámenes”, me confesó un alumno de 10 años con toda emoción e ingenuidad. “Ah, ¿sí?” “Sí, es estudiar” “¡Anda! y ¿cómo es eso?” “Pues el día antes lo leo y miro un poco y luego me lo sé”. Para él fue un descubrimiento: estudiar.

A la misma edad mi profesor de educación física nos hacía correr campo a través por los alrededores. Cuando me cansaba, me paraba. Pero venía él por atrás azuzando y nos obligaba a continuar. Un día descubrí un truco: aguantar. Si cuando me cansaba, aguantaba en vez de parar, podía seguir corriendo. Y competí en carreras de fondo sin ser un especialista.

A veces, lo obvio es la clave. Para aprobar, estudiar. Para correr, aguantar. Estamos en una carrera de fondo. Si ahora decimos “estoy cansado” es cierto, pero podemos seguir. Los ingleses fueron bombardeados diariamente durante años en la guerra mundial. Y los sirios llevan 10 años así. He conocido a uno en A Coruña hace poco. El truco es aguantar.  

Vivimos en un momento capaz de eso y más. En la actualidad hay 2917 maratones al año reconocidos por la ONU y 73000 carreras más de media, ultramaratón, 10k, 5k, iron-man y lo que quieras. Algunos pagan hasta 16000 euros por inscribirse en el del Polo Norte donde hay que aguantar unas 4 horas entre 30-40 grados bajo cero. 

Antes no estábamos tan preparados. Hoy vestimos de decathlon y nos parece normal. Aguantar. Aunque no nos lo parezca, nunca hemos estado tan entrenados para aguantar. 
 

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7
Volver arriba