Abrir publicación

A descansar, niños

Ayer una pareja delante en la cola de la clínica:

– Era para pedir cita para una resonancia.

– ¿De cabeza?

– Bueno, el médico dijo “cerebral”.

– ¿Para Ud.?

– No, para él (señalando al marido).

– Sí, aquí es lo mismo, la cabeza coge cerebral…Le doy fecha…

Estoy acostumbrado a estas conversaciones porque son las que tengo todo el día. En el aula de 1º de Primaria. En fin, en la clase son “más mejores” los diálogos. Al menos, no son ambiguos. Todas las interpretaciones a las palabras son literales. Grabo un vídeo para una peli con los niños de espías, se encuentran los enemigos, enfoco y no me caben en la imagen y digo “…¡acción!… bueno, !pegaos más!”, y se empiezan a pegar. Gran escena. Interpretaron una gran interpretación. 

Y si les dices que hoy se acaba el curso, preguntan si mañana empieza 2º. Fácil respuesta: no, mañana es sábado. No seáis tan trabajadores y descansad, que sois mejores que los mayores, de verdad. Mucho se aprende de vosotros.

Abrir publicación

Pánico en la playa

Cuando uno se va a la playa por la mañana en día laborable, con un sol espectacular… dispuesto a relajarse en solitario. El sol a tope en Galicia. La playa para mí. Y en ese momento llegamos 50 niños de 7 años con sus profes…Ví las caras de pánico, soy testigo.

 

Los enanos no sólo no se quedaban en 'circulitos' para tomar un mediamañana o algo así con sus maestros, sino que se lanzaron por todo el arenal armados con rastrillos y carros para la basura. Gritos de los niños, pitidos de silbatos para avisarles. Una señora que se estaba echando crema solar se quedó paralizada. Los niños les husmeaban cerca de las toallas para comprobar que no había residuos plásticos ni de otro tipo.

 

Eso sí, en un futuro no muy lejano el Planeta estará más limpio gracias a estos niños o a Greta Thunberg. Sigan tomando el sol. Y disculpen por las molestias.

Abrir publicación

ES INJUSTO

“Es mi fiesta de cumpleaños y me mandáis a la cama. Es injusto”. Sentí por primera vez la injusticia ese día. Al llegar al "uso de razón". Todo el mundo en casa de juerga y yo a las 9 a la cama.

Los adultos nos reímos cuando los niños recurren al "es injusto" para todo. Lo escuché de nuevo a los hijos de un amigo el otro día. Él ordenaba: “Vámonos 'pa' casa, que los mayores ahora tenemos que descansar, que llevamos todo el día trabajando”. “Los que llevamos todo el día trabajando somos nosotros”, protestaron los niños de 7 y 8 años.

El mundo está hecho para los mayores. Y es injusto. Es cierto lo que dicen los niños. Todo es para mayores. No se puede comer con niños en un restaurante, molestan en el hotel. Prohibido jugar a la pelota en la urbanización. No hay lugares apropiados en sitios públicos. Todo está adaptado para mayores y discapacitados, no para niños, que son el futuro.

Mayores, personas con movilidad reducida y, ahora, mascotas. No encontraremos pañales en el "super" pero sí grandes zonas para las mascotas. Si no hacemos algo más por los niños, que en teoría son el futuro, el planeta Tierra quedará dominado por los robots y las mascotas. Será divertido. ¿Quién ganará? Seguro que quedará un niño escondido en alguna galaxia. 

Abrir publicación

Defending Boyhood

Anthony Esolen, profesor del Providence College, había apuntado hace años Ten Ways to Destroy the Imagination of Your Child, a saber:

  • educar de espaldas a la realidad (la realidad física, del mundo, pero también de lo que somos)
  • la educación institucionalizada y siempre en el aula (frente a la de casa y al aire libre, donde hay que caerse, ejercitarse y tener, a veces, algo de miedo)
  • la sobreprotección y la vigilancia continua que dejan a los niños en una burbuja
  • la igualdad impuesta, que olvida la desigualdad de la excelencia o el heroísmo cortándonos a todos por el mismo patrón y siempre a la baja
  • la educación sexual basada en el narcisismo y el sexo sin amor
  • la sustitución de los cuentos tradicionales por historias prefabricadas llenas de clichés políticamente correctos
  • eliminar toda diferencia entre hombres y mujeres
  • los ruidos continuos, las distracciones y el entretenimiento sin fin
  • y, por supuesto, escamotear a los niños la trascendencia

Pues bien, ahora los analiza con más detenimiento en su nuevo libro Defending Boyhood. Y es que ciertos modos y modas educativas están perjudicando especialmente a los chicos varones, siempre-siempre 'castigados' en los colegios.

Fuente: Aceprensa       Foto: freeimages.com 

Abrir publicación

Felicidades

“¡Eso es un invento del Corte Inglés!” decía mi padre cuando se acercaba el día del padre. En cambio, el día de la madre no decía nada. Al revés, se le iba la pinza con regalos desmedidos y curiososos, que compraba con ilusión y hasta con pasión.

 

Recuerdo un mediodía, mi padre y yo con 12 años, asomados a la ventana con los codos apoyados en el alféizar. Una mujer dobló una esquina y apareció por la calle. A mi padre le brillaron los ojos. Andaba rápida y serena. Venía a casa de trabajar. “Mírala -me dijo mi padre-, ¿qué te parece?… No os dáis cuenta de la madre que tenéis”.

 

El día de la madre. Los días en que mi padre nos hacía mirar a mi madre. Sin palabras casi. Yo ya no puedo hacerle un 'regalito' de aquellos, pero sí volver a mirarla. A ella y a todas las madres que andan rápido, rápido… pero serenas. Felicidades.

 

Foto: Rupert Ganzer – Flickr

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7
Volver arriba